jueves, 1 de mayo de 2014

111 – Medio Oriente y Grecia (parte 6ª)


Israel



Este pequeño país que en la actualidad tiene unos 22.000 Km2, existe como estado desde 1948 y el sorprendente desarrollo que muestra, tiene que ver con un esfuerzo gigantesco hecha por miembros de la comunidad judía de todo el mundo, tanto en recursos materiales como en educación, las construcciones nuevas contrastan con las preexistentes, repletas de referencias históricas dejadas por romanos, bizantinos, cruzados y árabes por solo mencionar algunos de los que ocuparon estas tierras.
Kibutz agro ganadero a orillas del mar de Galilea, al fondo los altos del Golán

Los paisajes multicolores de la moderna agricultura, como también los parques y las plazas que se ven por doquier, tienen redes de riego por goteo en una demostración del fenomenal dominio del recurso del agua logrado por Israel.
Mapa de las religiones abrahámicas
Si observamos el mapa anterior veremos el hecho sorprendente, que la religión que nace de la tradición y cultura hebreas, no trascendió geográficamente más allá de las fronteras del pueblo judío, sin embargo las religiones derivadas del judaísmo si lo hicieron: el color rosado suma las religiones monoteístas: el cristianismo y el islam, que tienen un origen común en Abraham, pero que evolucionaron a concepciones distintas de Dios.  En amarillo están las religiones dhármicas: el hinduismo, el budismo y el taoísmo entre otras, que tienen origen en La India y creen en la reencarnación y en el Karma.
Los judíos desarrollaron un sistema de creencias religiosas basado en “escrituras” a las que dieron un carácter “sagrado” y ya vimos como la mitología había perdido el poder de adaptación cuando apareció la literatura. A medida que el hombre va descubriendo la verdadera naturaleza de las cosas, la religión no puede quedar anclada a un pasado remoto y si la ley a cumplir por un pueblo, queda fijada a un dios rencoroso y caprichoso que eligió a ese pueblo como el pueblo “elegido”, al que le hizo muchas promesas y pactos, aparece como una religión “étnica” donde los demás pueblos quedan excluidos. 
Judíos ortodoxos con el Tefilín puesto en la cabeza y los rulos en las patillas
Hay judíos ortodoxos, conservadores y reformistas, los primeros se los reconoce por la vestimenta y tienen un rulo en la sien en cumplimiento del mandato bíblico: Levítico 19 “Habló Yahveh a Moisés, diciendo: 27- No rapéis en redondo vuestra cabellera, ni cortes los bordes de tu barba”. El Tefilín, la cajita de cuero negra que llevan en la cabeza, también es un mandato bíblico: Deuteronomio 6:8 y contiene partes de la Torá escritas en pergamino, hace las veces de una “antena” para comunicarse con Dios, también cumplen el mandato  “Sed fecundos y multiplicaos..” y tienen entre 10 y 14 hijos recibiendo por ellos un subsidio del gobierno.
Se entiende entonces por qué el cristianismo corrige los errores del judaísmo: Jesús es Dios y hombre a la vez, por lo tanto su figura se humaniza en contraste a Jehová de los hebreos, a su vez el cristianismo no se circunscribe a Israel, se hace “universal” y el mensaje de Jesús que ya estaba profundamente influenciado por la filosofía griega, desde la época de Alejandro Magno se difunde en griego. El Nuevo Testamento se escribe en griego y es Pablo de Tarso quien se encarga de predicarlo en el Imperio Romano, diciendo, que pueden convertirse al cristianismo todos los hombres del mundo sin obedecer las costumbres judías.
 
Minorá frente al Knéset
El candelabro de siete brazos de la foto anterior, está en frente del edificio de la Knéset o parlamento israelí (donado por James de Rothschild) y detrás de las rejas del fondo, se encuentra el parque donde está el edificio de la Corte Suprema de Justicia de Israel.
 
En primer plano La Corte Suprema de Justicia y al fondo la Knéset o parlamento.
Si se observa el primer edificio, se verá una pirámide que emerge de un patio redondo, cerca de la punta está el “ojo que todo lo ve” similar al que hay en el billete de un dólar estadounidense.  Pero este es solo uno de los muchos símbolos masónicos que hay en este edificio que fue donado por Dorothy de Rothschild al estado israelí y abierto en 1992. En el vínculo [1] se pueden ver imágenes explicadas de este increíble edificio, muy poco relacionadas a la cultura religiosa judía y en donde en una parte, el visitante es obligado a pisar una cruz cristiana.

Veamos ahora el Estado de Israel, dijimos que entre las varias divisiones del judaísmo están los reformistas, estos son los que buscaron conciliar el despertar del pensamiento racional moderno, con la inflexibilidad de las escrituras reveladas, dejándolas solo como un trasfondo espiritual sin prestar atención a lo literal.  Dice  Teodoro Herzl: “La fe nos mantiene unidos, la ciencia nos hace libres”.
Los judíos de la diáspora ocurrida en tiempos de Tito (70 d.C.) y tras siglos de persecuciones en el mundo cristiano, hostigados por la acusación de ser quienes mataron a Jesús y viendo diluirse la posibilidad de una integración con las sociedades cristianas, encontraron en Teodoro Herzl, el hombre capaz de idear un plan para restaurar una tierra para el pueblo judío, nace así el movimiento sionista que culmina en 1948 con la creación del Estado de Israel.
Teodoro Herzl escribe en 1896 el libro “El Estado Judío” [2], este libro imperdible muy breve y explícito tiene para los argentinos un capítulo  interesante: “¿Palestina o Argentina?” que en síntesis dice que les daremos la Patagonia para establecer un estado israelí, desde la subversión de los 70 hasta la fecha parece que avanzaron mucho en ese objetivo.
Billete israelí con la figura de Teodoro Herzl  padre del sionismo.
Herzl concibió un plan manejado por una “Sociedad” de pensadores  que planificarían la toma del territorio del futuro estado y un “Compañía” empresarial que financiaría el plan, es en este segundo grupo en el que intervienen varios miembros de la poderosa familia de banqueros internacionales: los Rothschild.

Billete israelí con la figura de Edmund de Rothschild.
La familia Rothschild, que detenta desde hace 300 años, el poder financiero más grande que jamás haya existido, condicionando la historia de todo el mundo incluida la de Argentina,  junto a sus socios actuales en todos los continentes, conforman lo que se llama la elite del poder mundial. La dominación global de este grupo se apoya en el control casi total de la prensa y los medios de difusión masivos, en el manejo de los recursos financieros incluidos la Reserva Federal de Estados Unidos y La City de Londres, en los mercados del petróleo, el oro, el mercado accionario de Wall Street y casi todas las bolsas de valores del mundo.
En el juego de las guerras siempre hay un Rothschild manejando a ambos contendientes
Traducción:
Es el juego Rosthchild
¿No lo sabías?
Dice Rothschild:
Ha, Ha, Ha – “Ellos no saben que todos están de nuestro lado” Ha.
 
 Los judíos de Europa, confinados por la sociedad cristiana a los guetos, fue el semillero de las ideas revolucionarias que originaron el comunismo, dice Herzl “Se nos proletariza hacia abajo convirtiéndonos en subversivos; somos los suboficiales de todos los partidos revolucionarios y, simultáneamente, crece hacia arriba nuestro tremendo poder financiero”.

En resumen, el poder mundial maneja tanto al capitalismo como al comunismo, pero deben aparentar ser enemigos, para ello están las organizaciones secretas que mueven los hilos tras las bambalinas,  se  explica entonces, por qué los Rothschild han hecho pública su pertenencia a la masonería con el edificio de la Corte Suprema de Israel, no son religiosos, creen en la ciencia, conocen los mecanismos de dominación de los “gentiles” sean éstos brillantes  intelectuales o la masa consumidora de pan y circo, quienes se opongan a sus designios no van a trascender con sus denuncias más allá de sus parroquias.
 
Museo del Holocausto

El tema muy sensible del holocausto, produce sin embargo algunos cuestionamientos: no parece aceptable que algunos países castiguen con prisión a quienes pongan en duda el holocausto, quienes incursionen en los detalles del movimiento sionista, verán que ese estado en formación en un territorio hostil, necesitaba de la afluencia de muchísimos inmigrantes para lograr una masa crítica poblacional, que les permitiera hacer frente a la oposición de los palestinos que ocupaban el lugar. Los judíos en Europa vivían en general, con bastante prosperidad y muy pocos hubieran deseado dejar sus pertenencias en cualquier ciudad europea, para ir a vivir en condiciones precarias y peligrosas en medio Oriente.

El segundo cuestionamiento es que  exaltan hasta el límite la supuesta muerte de 6 millones de judíos y se olvidan de los 100 millones de víctimas del comunismo, sistema totalitario desarrollado y financiado por judíos, resultando que habría víctimas de primera y de segunda clase. Algo parecido sucedió en Argentina donde, por las víctimas de la represión se pagaron suculentas indemnizaciones y por las víctimas de los subversivos nada. 

Pareciera que en realidad lo que sucedió es una deportación masiva de judíos, es lo que se ve en el museo de Jerusalén, muchos de ellos fueron a poblar Israel, los más sanos, los más aptos y los demás lo hicieron a Estados Unidos, a Argentina y a países del este. Del libro del Dr. Arthur Butz “La Fábula del Holocausto” [3] se deduce que si a los judíos que había en Europa antes del holocausto se descuentan los deportados, quedan muy pocos para ser la cantidad de víctimas que se dice. Por último y con más de 2 billones de dólares en indemnizaciones que pagó el estado alemán [3] página 194, basándose en testimonios no en pruebas o evidencias, se puede pensar en un posible negocio, donde los deportados figuraron como asesinados y cremados, algo parecido a lo que pasó en Argentina con los 30 mil desaparecidos, que al final fueron menos de 6.000 muchos de los cuales, una vez cobrada la indemnización, aparecieron.
 
Bautismo grupal con inmersión en el río Jordán
 
Jardines colgantes en Haifá

Ciudad de Tel Aviv vista desde Yafo
 

[1] La Corte Suprema de Israel

[2] El estado Judío de Teodoro Herzl

[3] La Fábula del Holocausto del Dr. Arthur R. Butz