jueves, 1 de noviembre de 2012

105 - Miami


La ciudad de Miami City, vista desde el puerto
 
El área metropolitana de Miami, que incluye varios condados hasta Palm Beach, tiene una población de más de 5,4 millones de habitantes, siendo la cuarta mayor del país (detrás de  New York, Los Ángeles y Chicago).

Bahía de Biscayne  entre Miami City y Miami Beach
Vista de la bahía de Biscayne donde hay varias islas, a la izquierda quedó Miami City y a la derecha se ven los edificios de la larguísima ciudad de Miami Beach.

Miami Beach, saliendo al Atlántico
La playa que muestra la foto anterior es la parte sud de Miami Beach, detrás de la línea de edificios está la famosa avenida Collins que sigue al norte sin alejarse de la playa hasta mucho más allá de Palm Beach, que está a 120 Km de este lugar, una cadena ininterrumpida de condominios, algunos de alto costo como las torres Trump y cuando la avenida pasa por alguna ciudad como Fort Lauderdale o Boca Ratón, hay algunos hoteles para volver a ser nuevamente condominios hasta la próxima ciudad.

Avenida Collins
Nos preguntamos si acaso Miami es un ejemplo del accionar del poder en la sombra, un poder que tras las bambalinas, logra modificar la realidad  a su conveniencia, a veces a tan gran escala, que escapa a la vista del hombre común.

Leamos un párrafo del  exiliado cubano Manuel Cereijo [1] “El año 1959 sirve de referencia para estos logros alcanzados por los cubanos. Este año marca el fin del progreso de Cuba y el comienzo del progreso de Miami. Esta ciudad era en ese año una pequeña ciudad, con una población importante de retirados, veteranos de guerra, y que tenía como única industria el turismo de invierno. Era, sin lugar a dudas, un área subdesarrollada, sub-industrializada, y no participaba del crecimiento de la economía de este país”.
Estados Unidos necesitaba poblar y desarrollar el estado de Florida, a la vez que ampliar la relación comercial con Latinoamérica, para lo cual una fachada con perfiles hispanos era una solución perfecta. Muy cerca de ahí estaba Cuba que venía de un progreso sostenido y con una clase económicamente activa ya relacionada con el empresariado norteamericano, pese a las desavenencias políticas durante el régimen de Batista.

El poder en la sombra hizo entonces una jugada maestra, habiendo encontrado en Fidel Castro el actor perfecto para desarrollar sus planes siniestros, prepararon y financiaron la Revolución Comunista en Cuba, con el objeto de inducir una  migración masiva a Miami de toda su clase alta, media, profesionales y obreros calificados, que en oleadas de cientos de miles les permitieron dejar Cuba para instalarse, con leyes de privilegio hechas a medida para los exiliados cubanos en Florida.

 Los exiliados cubanos, muy pronto demostraron lo que eran capaces de hacer en el contexto político y económico de un país diseñado para el progreso como Estados Unidos, fue tal el desarrollo de esta simbiosis  de dos pueblos separados apenas por unas leguas de mar, que constituye quizás un fenómeno único en toda la historia.

La prueba de la mala fe de Castro, que admite haber recibido ayuda de bancos de Nueva York, es que permitió que le vaciaran toda la población educada y productiva y que le dejaran en la isla solo los espectros que poblarían un paisaje desolador de atraso y miseria inimaginables.
Muchos países latinoamericanos, sufrieron también el vaciamiento de su capital social, la fuga de cerebros y la fuga de capitales.  A los argentinos, simplemente instalándoles ideologías populistas como el peronismo o patrocinando movimientos subversivos como los de los 60 y 70, fueron suficientes para crear un clima de incertidumbre sobre la propiedad que produjo la fuga de capitales y de empresas. El kirchnerismo solamente, con su montaje progresista de izquierda, con la redención de los subversivos y encumbramiento de la cámpora,  se estima han producido la fuga de más de 400 mil millones de dólares desde Argentina.

Hotel en Boca Ratón


Palm Beach
En el largo camino desde Miami hasta Palm Beach, se pasa por los barrios donde se concentran residentes de otros países, hacia el lado del mar todos son edificios muy costosos, pero hacia el otro lado se extienden amplias barriadas donde por ejemplo están los argentinos, el barrio lo llaman Little Buenos Aires y se ve gente tomando mate.

El artículo anterior es parte de la amplísima página:

 
http://www.amigospais-guaracabuya.org/