jueves, 7 de enero de 2010

87 - Dakar 2010

Al final del recorrido en cuatriciclo encontramos al grupo de amigos en las dunas de Tatón.

Con una prolija planificación realizada los días previos a la llegada del Dakar 2010, David Longo primero, quien contrató un baqueano de la zona y Edgardo Niz después, en sendas camionetas doble tracción, encontraron el punto justo para ver el paso del rally indicado en la foto satelital como: (Ami) (de amigos) posición: (S27 22.396 W67 34.712).

Es bueno aclarar que nuestro grupo de cuatricicleros no es el primero que existió en Tinogasta, unos diez años atrás hubo un grupo de jóvenes relacionados a la mecánica, que recorrieron palmo a palmo todo el departamento y luego de algunos años comenzó a disgregarse, en ese grupo solo participaban varones. Nuestro grupo a diferencia de aquel, incorporó a la familia, al menos en las aventuras de los días domingo y feriados. Es por esa razón que el punto elegido sobre las dunas debía estar cerca de un acceso a camionetas, que llevaran a toda la familia , las sombrillas, las provisiones, etc. En la foto anterior se ve el lecho de un río, por donde ingresaron las numerosas camionetas que componían el grupo y desde donde transportaron en cuatriciclos ,en sucesivos viajes, a esposas, hijos y acompañantes.

Vista del “campamento” en la cresta de la duna, desde donde observamos el rally, las blancas arenas más las sombrillas, aparentan un día de playa, de remera blanca Miguel Magaquián.

En la noche del domingo, habíamos hecho “base” en la casa de la finca “Istataco” ya conocida por los asados de fin de aventura, pero habiendo camas para 12 personas y el grupo era de 40, y pese a que David Longo (piloto de la fórmula TC 4000) posee una casa rodante con capacidad para 8 personas, con aire acondicionado, living comedor, y todas las comodidades, muchos decidieron pasar la noche en vela, en amenas charlas bien regadas con Cabernet Sauvignon de la misma finca.

En “asamblea” la mayoría decidió levantarse a las 4 de la madrugada, para evitar el anunciado cierre del camino a Tatón por parte de la Gendarmería, que creíamos estaba programado para las 5 Hs. Por el contrario Nélida y el autor , decidimos dormir plácidamente hasta las 8, hora en que desayunamos, ingresamos a la vivienda todas las mesas y sillas utilizadas en el asado de la noche, atendimos asuntos de trabajo de la finca con el encargado y recién salimos en una camioneta llevando cargado el cuatriciclo.

El problema era que nosotros no conocíamos el punto donde estaría el grupo y dada la extensión, de decenas de kilómetros cuadrados de las dunas de Tatón, hubiera sido imposible encontrarlos de no haber tenido Miguel Magaquián, gran amigo y compañero de numerosos viajes internacionales, un GPS y un celular de la compañía que tiene antena en esa localidad.

Al llegar al puesto de control, bajamos el cuatriciclo y tomamos un camino alternativo que nos llevó justo por donde unos pocos días antes había pasado el camión trazador de la organización Dakar. Seguimos esas huellas hasta encontrar las dunas con grupos humanos en cada cresta, pero no eran nuestros amigos, entonces hice lo siguiente: pregunté si alguien tenía papel y lapicera, como nadie tenía, le pedí a una persona que por favor anotara en la arena un número que le daría, llamé por celular a Miguel, le pedí las coordenadas del punto donde estaban, las repetía en voz alta y el hombre anotaba en la arena, colgué el teléfono, saque mi GPS y le pedí al hombre que me leyera los números, creé un “Waypoint” al que nombré con el apuro “Ami”, Estaba en el punto marcado con “016” en la foto satelital, la línea roja indica el sinuoso recorrido que debí realizar, sorteando las elevadas dunas que presentaban feroces sotaventos hacia el norte, hasta por fin encontrar un llano por donde alcanzar la posición de nuestros amigos, cuando llegamos nos recibieron con un caluroso aplauso.

Flanco de la duna que muestra el pronunciado sotavento al norte.


El estadounidense Mark Miller en su VW, desciende el sotavento.

Desgraciadamente, cuando comenzaron a llegar los camiones, la arena trabó los anillos de enfoque de la buena cámara digital que usaba, pero que son muy sensibles al polvo. A partir de entonces solo pude filmar y entre las escenas se destaca el momento en que muchos cuatricicleros corren a ayudar a Robby Gordon, que había caído en un pozo y su vehículo que curiosamente no tiene doble tracción le cuesta muchísimo sacarlo.

Ver un fragmento de video que en el primer día de su publicación en Youtube, tuvo más de 600 visitas en: http://www.youtube.com/watch?v=QAj6n9NHmsQ


Imponente escenario de las dunas de Tatón


David Longo y Evelin Niz en las incursiones previas en Tatón

En el Dakar 2009 estuvimos en la misma zona, en el lugar había unas pocas decenas de autos, escasas motos y un solo cuatriciclo, suponemos que la publicación en este blog de varios post sobre las dunas de Tatón, contribuyeron a que muchas personas decidieran venir a ver el Dakar 2010 en este mismo escenario. Ahora, los vehículos se contaban por centenares y los cuatriciclos y motos se estimaron en más de 1.000 los ingresados al departamento de Tinogasta, la hotelería estuvo colmada y muchos comercios agotaron toda su mercadería.